Nueva estación, nueva rutina de belleza

martes, 09 abril 2019

Nueva estación, nueva rutina de belleza

¡El comienzo de la primavera nos encanta y ahora debemos cuidar nuestra piel de otra manera!

En invierno, la piel necesita un cuidado más intenso que en la primavera. En la mayoría de los casos, los productos de invierno, durante la primavera, son demasiado grasos para la piel, a menos que tengas la piel muy seca. El cuidado de la piel ahora debe consistir principalmente en productos hidratantes pero más ligeros.

Si tienes una piel normal o grasa, en primavera puedes usar cremas más ligeras que contienen una mayor cantidad de sustancias hidratantes y menos grasas. Sin embargo, si tienes la piel muy seca, puedes seguir usando productos para el cuidado de la piel grasa.
En cuanto a la higiene, es necesario saber que el agua demasiado caliente irrita innecesariamente la piel, por lo que recomendamos tomar un baño o una ducha cortos.

En los meses de invierno, el cambio constante entre el aire frío del exterior y el aire cálido y seco del interior hace que la piel tenga distintas exigencias.

Por lo tanto, un ajuste de los productos durante la transición de invierno a verano y viceversa es muy necesario y favorece la regeneración de la piel.

En particular, la piel del rostro, por ejemplo, a menudo sufre falta de hidratación en la primavera. Durante el invierno, las partes del cuerpo que están desprotegidas pierden hidratación y grasa con el aire frío del exterior y el calor de la calefacción del exterior.